sábado, septiembre 23, 2006

Eugenio Conchez Silva




Poeta pampeano

LA DESCONOCIDA EN LAS PRESENCIAS

hay una mujer ahí
nunca se movió
llora lágrimas de senos en mi círculo nocturno
tiene senos crueles de hambrienta tierra, una estrella con luz de carne
partida
mi vida, mi ansia infinita, todo viejo pudor
se ha alimentado de su respiración, del hermosísimo invierno de su silencio…
la callada, la física
mordidas las estaciones a veces se despuebla en un nunca
nunca
es una mujer de ahí
desnuda masturbada virgen levantada
es de nunca
estará siempre ahí
como lo que no nos fue destinado

habrá que huir de ella
como se huye de los niños, de la añoranza en los cardos negros
como se destronca una fe, como se arrepiente del martirio
será como negarse
como enrollarse en la primera leche
será como retroceder;
como abandonar la sangre en un callejón lleno de vergüenza

siempre es mujer lo que me duele
he sido lo grande en la liturgia de pensarla
asediándola con flechas llenas de líquido
vive ahí, dentro de lo lejano, cerca de nunca
me parece confundirla en ciertos gestos que me dejo repetir en la piel
desearla es haber muerto muchas veces en un lugar largo.
le digo falta hoyo dice nunca me bebe
nos bebió a todos los que intenté
rozarla es una sinfonía donde se pierde el sexo,
es como tajearse el sexo copulando con animales embarazados de dolor
(deja de beber, anúlame, no me hagas repetirlo en todas

o hazme una máscara)

le digo todas dice nunca
es una puerta para no existir

una vez fue vencida una vez
una vez dijo amor

pero eso fue en otro cuerpo

que ya no entiendo


ÁNGEL

Ángel, lloras? Lloras ángel? Lloras saliva?
Acaso tus muslos eran sólo espadas infecundas?
Sabes que tus pechos eran blancos como yo,
y me llagaban. Tan blancos fueron y fuertes.
Dime que yo era una lanza incontenible,
una lanza que también era una susurro o un agujero
prohibido;
lo prohibían los soles que no empollé en tu lengua,
los pactos,
las sangres elegidas,
las muertes que respetamos, nuestros hijos lo prohíben.
Acaso ríes ángel, acaso ríes mientras te florece mi semen?
Ángel-perra tráeme collares de tu jardín,
idiotízame como si fuera una pena,
como si repitieras tus penas para acabarlas vuélveme a ti,
a tu cuerpo peligroso y simple como una aguja
en un lecho,
en el rito de cuerpo presente, de anos,
de manos como peces eufóricos, y nucas,
de cuerpos de a ratos, y entonces cuerpos...
Ven a morir-nos,
vamos a oler catleyas en vaivén,
disfrázame con vestidos de Venecia o Roma,
quedamos los mismos en todo,
la misma épica irresuelta del deseo
donde cargué tus pasos en mis noches
de tiempo llenas.
Si yo recorrí tu cuerpo como un continente
de pinos que arden,
aré tu piel suave, larga como una botella.

(Me estás aniquilando una noción del mundo
y aún quiero olerme en tus catleyas...
entonces dirán que perdí,
completo y virgen como una palabra blanca,
que ya no soy,
dirán que escapó una paloma en demencia...
Lloras ángel, te ríes de la nada?
Y si fuimos reales? Gritarías por eso,
intentarías otra sonrisa, algo así como una mueca?).

Bestia hecha de flores,
levántame, la gente es extraña,
júntame de a muchas (pobre centauro sudado),
agáchate a las blancas selvas,
constrúyanme como a un heredero,
júntame, agáchanos como un vaso,
cállame como un vaso también.
Déjame treguar con los dioses en tus entrañas.
Dime que yo era una lanza enemiga contenible
en las venas de tu cuerpo, en tu espíritu,
en todo lo que soñarás.
Que nadie me prohíbe.
Y que eras una aguja, tan simple e inocente.


KAY 20/11/05

esperá, quedate
es que no sé muy bien cómo decirlo
pero afuera no llueve y los jardines
es que no lo entiendo
sé que esto no era el amor
pero es todo

y todo es como yo

traje flores, ahí sobre la mesa

las junté lejos de casa

para que no supieran nada de nosotros;
y no tienen padres
por eso son fáciles de cortarlas
las corté, simple
pero son hermosas viste

creo que nosotros también fuimos hermosos, algo como flores
pero no lo entiendo
es eso

bueno, es que las corté para que te quedes
para que te expliquen
no, no es eso
canta un pájaro afuera del cuarto
lo escuchás?
no sé qué dice
pero quisiera decirte eso

sé que no te gusta verme clavado a las botellas
de temprano
pero es que muy pronto en mi vida fue demasiado tarde
y las tomo aunque no las entienda
es que fue la vida y otros desastres
no hay cómo decirlo
es que pasó el tiempo, me cortaron
y devine esta cosa tremenda y hermosa
es que pasó el tiempo,
habrá sido el tiempo, no sé
pero lo voy a juntar más tarde

no lo digas otra vez
sé que te gustaría que no existiera
o que lo disimule,
que no hubiera en el mundo una verdad como la mía,
no lo sabías no?
antes no sufrías lo desconocido
pero soy
y tampoco me gusta

la gente es un invento que ha fallado
sí, tal vez debería engañarte
es duro
pero no, no llores
acurrucate acá
voy a inventarte algo
una vida
otro dios

no te sirve, famélica, esta vida que llevo
entiendo que los poemas no sirven, quizá ni los entiendas
no les puedo poner miradas, voces, ritmarlos con tus gestos,
no muerden, no se acuestan, no paraísan
ni siquiera tienen razones para que te quedes
pero son míos
los hago para no ser siempre yo

unos tras otros los lanzo
como trompos a girar en nuestras faltas,
se apagan, no eran eso

y entonces me tomo no sé cuantos whiskies
para ocultar el silencio
para perderme
sé que esto no era el amor
pero me entras despacio en la cama
no te conozco y me cuidas
no lo entiendo
tal vez sepas que sé algo que no se puede decir o/
respetas el abismo, lo postergas para que no lo termine de entender

por eso te corto flores
y te voy pegando pétalos en las heridas,
para que recuerdes el olvido
te voy pegando pétalos contra mí
para que algún día seas una flor
que no me conozca
y entonces te paso vino por el sexo
ya sólo hablan mis ojos
estoy fuera
(y allá llueve)
de mirarme un día te quedarás con mi alma

pero quedate
soy un animal incapaz del olvido
y a veces incapaz de dios
quedate
te puedo ofrecer ser todo

no me entiendas
eso está demasiado lejos
quedate
con lo que vuelve
esos restos, siempre ese naufragio
grosero
enamorate de todo lo que no digo

yo no estoy…
pero vuelvo para tocarte

no lo entiendo
ya no sé dónde estoy vivo

y a veces, cuando puedo,
a veces
abro acá los ojos
y digo te amo

no es eso
sé que es tan poco.

1 Comments:

Blogger Matias said...

Eugenio Conchez Silva el mejor poeta de los nuevos tiempos! Porque lo dice Conejo Bocchio... Un abrazo enorme Chivin!

9:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home